Síguenos:

 

#‎Hipoglucemia: nivel de glucosa baja en sangre (definición oficial).
#Hipoglucemia: complicación inmediata de la ‪#‎diabetestipo1 que nos persigue como una sombra a todas partes y no nos deja tranquilos (mi definición).

Esto escribía yo hace un tiempo atrás, aquí mismo en el blog.

Traigo a colación este tema, y es que anoche esa sombra me dio un gran susto después de muchísimo tiempo.

Los que vivimos con la diabetes tipo 1 cerca, sabemos que uno de los síntomas corporales de la hipoglicemia son los temblores, sin embargo la que tembló ayer del susto fui yo, al ver en el glucómetro un 26 mg/dl en capilar y un LO en el grafico del Free Style Libre.

En casi seis años con esta condición, me sobran los dedos de una mano para contar las veces que el T-Rex estuvo tan bajo, al borde una hipoglicemia severa.

Lo grave de la situación es cuando no se la está esperando, nos relajamos un poco y sin embargo su espectro está ahí, rondándonos.

Varias pueden ser las causas de una hipoglicemia: haber comido menos de lo habitual para la cantidad de insulina inyectada, haber omitido una comida, mucho ejercicio físico, exceso de insulina y varios otros factores que pueden influir como una enfermedad gástrica o digestiva y hasta un cambio en la zona de aplicación.

Pero en este caso, analizando la situación, creo que fue la combinación de dos factores: veníamos con una semana con números muy por abajo, con frecuentes rescates, sin llegar al extremo de anoche.

Esto provoca que el depósito de glucógeno, que es como un sistema de seguridad, se agote y falla al no liberar las enzimas necesarias para nivelar eficientemente la glucosa en sangre.

A esto debo sumarle, que ocurrió mientras dormía y no noté ningún síntoma de advertencia.

Los nervios o la somnolencia suelen ser un indicativo de Hipoglicemia.

Los nervios o la somnolencia suelen ser un indicativo de Hipoglicemia.

Debo agradecer a ese sexto sentido e instinto de protección de mamá páncreas, que antes de cerrar los ojos para dormir me hizo retroceder y medirle una última vez.

A pesar de los años de experiencia, ver esos números todavía me aterra, menos mal que no al punto de quedarme petrificada sin hacer nada.

Una vez realizado el rescate inmediato, viene la espera. Esa interminable y eterna espera hasta ver un numero seguro con el cual poder irnos a dormir.

Durante ese lapso, intentaba encontrar el fino equilibrio entre “qué es lo peor”. Que tenga números un poco para arriba, pero que en unos años eso le pase la factura? O que por la obsesión por las rectas y números en rango, aparezcan estos sustos y tenga alguna secuela neurológica?

Entiendo que este suceso debe ser reiterativo como para que algún daño cerebral grave se produzca, sin embargo, creo que a nadie le gusta ver esos números, sobre todo imagino lo mal que se siente y lo cansado que queda después… Todos amanecemos cansados luego de algo así.

Debo decir aquí, que a sus cortos siete años de edad, el T-Rex prefiere estar con niveles bajos que ver números superiores a 160 mg/dl.

Cuando entramos al club de la diabetes tipo 1, me enseñaron que medir a la madrugada era indispensable. Yo luego de casi seis años nunca me relajé, sigo midiendo a media noche y de madrugada, aunque sea con el Free Style Libre, que me genera un poco mas de comodidad y anticipación.

La diabetes tipo 1 es tan desconcertante, ni un día es igual a otro y en un mismo día te puede causar sensaciones de felicidad y de frustración, hasta parecemos bipolares.

Hoy tenemos la suerte de contar con herramientas tecnológicas que indudablemente nos ayudan y nos facilitan el cuidado de la diabetes; no obstante, confirmo y reafirmo una vez más que ese sexto sentido que nos indica que midamos, que observemos, que escuchemos, que estemos atentas, que estemos molestando alrededor… es el elemento de ayuda más importante de todos para proteger a los dulces de esos espectros fantasmales que son las hipoglicemias.

Silvana G. – Mamá T – Rex

 

 

 

 

 

 

 

 

Síguenos: