Síguenos:
Un día que hubiera preferido dejar pasar como tantos otros, pero me toca saber de él y de su por qué.
Confieso que en el mes de octubre, cada listón rosado y cada edificio iluminado en rosa me generó una sana envidia (no sé si tan sana…).
La comunidad de la diabetes es muchísimo más numerosa y no somos capaces de simbolizar nuestra causa?
Poco importa que 415 millones de personas aproximadamente vivan en el mundo con esta enfermedad? Porque Sí, algunos hablamos de que es una condición; pero para muchos es una enfermedad.
Nosotros no sufrimos, NO es fantástico vivir con la diabetes; pero mucha gente sí la “padece”, literalmente hablando. Ello es producto de la ignorancia, la falta de educación, la falta de recursos o acceso a lo mejor de la actualidad para el tratamiento y de tantos factores que influyen.
Cada año en esta semana, las asociaciones de pacientes y los programas del gobierno hacen un poco de ruido y la prensa nos llama y tratamos de explicar de qué se trata, sobre todo en mi caso de hacer visible también a la diabetes tipo 1.
Ese ruido debería ser constante. La concienciación no se logra con una semanita de llamadas y artículos de prensa.
La Diabetes tipo 1, como lo mencione en otro mini post anterior no se previene; sin embargo la tipo 2, la más famosa Sí se puede prevenir.
El trabajo de educar para retrasar la llegada de esta enfermedad debería ser de cada día, invitando a mantener un peso saludable, a hacer ejercicios, a comer sano, a realizarse chequeos periódicos, etc.
Los números de la diabetes son escalofriantes, y no solo me refiero a las glicemias fuera de rango; hablo de las muertes por complicaciones y de la inversión mundial para tratar dichas complicaciones. Mucho mas efectivo sería invertir en educación para prevenir la enfermedad o para mantener un buen control si ya se la tiene.
Lo peor, es que las escasas veces que los medios toman en cuenta este tema, hablan de ella de una manera tan inadecuada que lo único que logran es infundir miedo y no conciencia.
La situación aquí no está mejor que en otros países. Tenemos una ley que nos ampara y nos otorga el derecho a la cobertura total de todo el tratamiento, pero de nada sirve si los actores y tomadores de decisiones no tienen la voluntad de avanzar.
Pido disculpas si estoy mono temática con la diabetes, pero ya saben que este es “EL TEMA” para mi.
La diabetes aburre, cansa, te frustra, cada día es una jornada de decisiones, pinchazos, cálculos y montañas rusas; pero debemos vivir con ella, la idea es llevarse de la mejor manera posible; pues estará entre nosotros hasta que la cura llegue. Ojalá sea pronto.
Por lo menos desde mi pequeño espacio en a RRSS, trato de educar, apoyar y crear conciencia.
Celebro este día con lo que me gusta hacer: hablar de diabetes.
Gracias!
Síguenos: