Síguenos:

Hoy el Facebook me recordó que hace un año había escrito este post. En aquel entonces, DiabeT-Rex no existía… así que hoy lo publico como una especie de dejavú . No es un secreto para nadie, nuestra amistad y mi admiración hacia él, además; este Blog es también producto de su insistencia y de su motivación, así que, aquí dejo plasmado mi agradecimiento a Marcelo González por haber venido a Paraguay y compartir con nosotros su Diabetes.
Como bien lo dice Marcelo González Guzmán, resulta difícil describir toda la experiencia vivida el fin de semana anterior.
Los que me conocen saben que me encanta el tenis y que admiro profundamente a Roger Federer, “el mejor de todos los tiempos”, “la perfección suiza”, “el maestro”… y un sinfín de sobrenombres, que no son gratuitos, pues, todos son merecidos. Bueno, conocer a Marcelo y compartir con él tanto tiempo de calidad, fue más o menos comparable a lo que sería conocer a la leyenda del tenis. A todas las personas no familiarizadas con la Diabetes que me preguntaban: y quien es el que viene??? Para que entiendan la magnitud, les decía: “es el Roger Federer de la Diabetes tipo 1 en Latinoamérica”. .. y luego de esos intensos dos días, lo confirmo y reafirmo.
Cuando en junio de este año (2015) lo contacté para pedirle ayuda con una situación, inmediatamente se acordó del buen Dr. Victor Arias Smith, nuestro amigo en común; y sin dudar le pedí que madurara la idea de visitar Asunción.

fb_img_1480259313285
Y ahí se fue engendrando el proyecto , apoyada especialmente por Ale Rolon, Victor Arías, Patricia Samaniego y Mami Samaniego, todos bajo la bandera de Fupadi Paraguay; y por supuesto de mis cómplices mamis páncreas: Patricia Morel, Pia Jton, Ale Garcia Barrientos, Mariana Ramírez, Lili Samudio, Patricia Cabello, Pamela Vargas y las demás que si las menciono a todas no me alcanza el Facebook.

fb_img_1480259290686  fb_img_1480259307464
Muchas personas nos ayudaron a que este sueño se lleve a cabo, varias de ellas nada tienen que ver con la Diabetes y otras que sí de alguna manera. El común denominador: la confianza en nosotros y en las notorias ganas de ayudar, compartir, contener, educar, informar o simplemente de escuchar a otras personas en nuestra misma situación. Madres y padres con nuestros mismos miedos, angustias o alegrías al ver unos números que para cualquiera son sólo eso: números; para nosotros son oportunidades para tomar decisiones y hacer algo con ellos.
Marcelo llegó y nos conquistó a todos con su carisma, su sencillez, sus conocimientos, su experiencia y sobre todo con su calidad de persona. Creo que todos vimos en él, a nuestros hijos proyectados en el futuro, con salud, éxito, felicidad, sin límites para realizarse plenamente en lo que decidan hacer de sus vidas.

img_20161127_124947
Hay un antes y un después luego de esta visita. Marcelo y su personalidad motivadora y llena de inspiración no sólo consiguió dejar su mensaje positivo a varios jóvenes con Diabetes, sino también nos demostró a nosotros los padres que esta dulce condición no sólo trae aparejadas situaciones de preocupación o tristeza, sino que sirve también para fortalecer vínculos de amistad y forjar una comunidad fuerte, que nos tenga unidos para conseguir los medios que otorguen una mejor calidad de vida a nuestros guerreros. Pudimos ver como los dulces más grandes se hicieron amigos gracias a la Diabetes y cómo se cuidan entre ellos, en medio de emociones, alegrías y diversión. Y yo quiero eso mismo para mi hijo, quiero que sea feliz, que esta condición no lo haga sentirse disminuido, que vea en ella una oportunidad para ayudar, tal como lo pensamos Marcelo, yo y muchos mas.

fb_img_1480259160932
Muchas personas me expresaron sus felicitaciones, pero este no fue un logro únicamente mío, fue un trabajo conjunto con el team de Fupadi Paraguay: Ana Martinez, Eli Caceres, Silvia y Alan. No puedo dejar de mencionar a mis dulces lideres Fany, Jose y Tanya… Jóvenes prometedores que nos llenan de esperanza en este largo camino que seguimos.

fb_img_1480259278793  fb_img_1480259170038
Hay tanto por decir y tantos detalles que se nos pasan al dejarlos plasmados en un escrito, sin embargo se guardan en mi memoria y mi corazón todos y cada uno de los momentos vividos. Es difícil resumir en pocos párrafos tanta riqueza recibida.
Solo me queda decir una vez mas Gracias a Marcelo, por venir a demostrarnos que con Diabetes #sisepuede. Esto es apenas el inicio de una gran amistad y desde ya queda abierta la invitación para que vuelva a ésta que es su casa, donde estamos los que lo admiramos, apreciamos y queremos.
Compartir la diabetes hace bien, así que el compromiso esta hecho. Siempre repito lo mismo: la diabetes llego a mi casa para algo, y creo que en eso estoy.
Particularmente, creo que el resultado de todo el esfuerzo realizado, se asemeja a ganar el campeonato de Wimbledon, el torneo favorito de Roger, solo que aquí ganamos todos, no uno solo.
Asunción, 27 de noviembre de 2015

Síguenos: