Síguenos:

“La Diabetes concierne a toda la Familia”, el lema de la campaña mundial de este año. Cuánta verdad en una frase, en especial para aquel pequeño niño que recibe la noticia de su diagnóstico sin dimensionar el cambio enorme que significará para él. Nuevas rutinas y costumbres que el niño debe incorporar, muy difíciles y dolorosas al principio; seguro nadie olvida esos primeros pinchazos. Para enfrentar este nuevo desafío de mantener glicemias en rango, evitar sentirse diferente o que sienta algún resentimiento hacia su nueva compañera de vida, la Diabetes tipo 1; está ese grupo de personas maravillosas que conforman la familia. No sólo mamá tiene esa responsabilidad, ésta debe ser compartida y debemos involucrarnos, educarnos y tomar la decisión de adoptar mejores hábitos en casa y también con los demás miembros de la comunidad familiar: abuelos, tíos, primos, amigos! No teman cuidar a un chico dulce! Medir, aplicar y estar un poco pendientes de él no es difícil, al contrario, se aprende mucho de ello! Tratemos de evitar comentarios negativos relativos a otro tipo de Diabetes! No les prohíban comidas que podrían comer aplicando nuestros conocimientos! No los prejuzguen y no los discriminen; más bien aprendan cómo ayudar y ofrezcan esa ayuda tan necesaria, recuerden que es una enfermedad de la que estamos pendientes las 24 horas todos los días del año. La diabetes forma parte de la familia, pero ellos son niños y merecen vivir una infancia feliz! #WDD2018

Síguenos: